jueves, 19 de julio de 2012

Semana Negra de Gijón 2012


ESPACIO A QUEMARROPA / presentación del libro Escombros de la Memoria.




















(...) La actividad en la carpa ya había adquirido velocidad de crucero y la siguiente presentación corrió a cargo de Roberto Carro y su Escombros de la memoria, un libro de formato muy especial (podría parecer un catálogo del Ikea, en palabras de su autor) y cuyo interior también lo es. No en vanola historia que cuenta está ambientada  en el Bajo Páramo Leonés y arranca allá por el siglo X. Éste fue uno de los puntos destacados por el maestro de ceremonias de la presentación, Alejandro Gallo. A lo largo de ocho capítulos, el autor nos presenta a una pareja de personajes que, cuales Guillermo de Baskerville y Adso de Melk, investigan, entre otros asuntos, la muerte de una mujer que parece colgada del rollo de justicia que el autor ubica en una las plazas de su localidad natal. Carro, uno de los impulsores de la exposición de la Asociación Española de Criminología y Ciencias Forenses (SECCIF) que se puede disfrutar en esta Semana Negra, dejó caer la posibilidad de que el certamen acoja en el futuro otra muestra sobre los elementos de tortura utilizados por la Santa Inquisición. Ojalá sea así y la crónica la escriba Jesús Palacios.


MITAD MONJE MITAD SOLDADO




El escritor Alejandro Gallo fue el encargado ayer de descubrir a los que se pasaron por la carpa de El Encuentro de la Semana Negra que los policías también escriben novela policíaca y lo hacen bien. No es casualidad que cada vez sean más los policías que hacen de la escritura su segunda profesión, y es que tal y como explicó Gallo “ahora para entrar en el Cuerpo hay que formarse, y para ascender a algunos puestos es necesario tener una licenciatura”. Esa formación se nota cada vez más en el cuerpo policial, y dos de estos profesionales del orden y también escritores explicaron en Gijón qué fue lo que les llevó a escribir sus novelas negras. Antonio Gómez Montejano y Roberto Carro coincidieron en muchos de sus argumentos y es que los dos defienden que no suelen leer este tipo de novelas ni ver seres policiacas porque consideran que no se corresponden mucho con la realidad. Carro afirmó que” hoy los policías estamos más formados y eso se traduce en una pasión por nuestro trabajo, hay que tener vocación, pero escribir es una pasión añadida, quieres plasmar esas pasiones que tienes de una manera digna y hacerlo como lo haría cualquiera de los que has admirado en tu carrera. Un buen día das un primer paso y parece que lo que haces encandila y te aprovechas de la formación y del día a día, aunque esto no quiere decir que escribamos al pie de la letra lo que vivimos a diario”, desgranó el autor. Antonio Gómez Montejano explicó que él se cree legitimado para escribir este tipo de novela, porque además de policía es periodista de profesión. Gómez Montejano también se mostró crítico con la series y novelas policiacas españolas, ya que bajo su punto de vista, “el policía no se siente reflejado en las serias ni en las novelas policiacas de nuestro país que son una trasposición del modelo americano o ni eso”, apostilló.

1 comentario: