miércoles, 11 de enero de 2012

ÍTER




He realizado distintos viajes por Castilla y León. Unas veces fueron cercanos y breves, pero de suma intensidad. En otros me dejé llevar por el viento que viró más allá de sus límites geográficos. Anduve el llano y la montaña; viví en cada recodo del camino los legados de su historia más personal. Mudé los días a bordo de una bicicleta con el propósito decidido de hinchar las velas de esta inquieta sensibilidad. 
El objeto del libro, no es otro que hacerte partícipe de una iniciativa que ya surgió como idea hace unos cuatro años y que, a día de hoy, alberga la esperanza de ser descubierta con pretendida humildad creativa, con un andamiaje que soporta caminos carreteros nacidos al abrigo de una marcada sensibilidad por la historia, madurada al fin por la naturaleza que la circunda; buscando siempre el latir de las pequeñas cosas que se hacen grandes porque se disfrutan respetándolas en libertad. 



Mi pretensión es pasar a limpio estas correrías, materializándolas en este soporte que contiene un cuadro de sensaciones donde –caminando sobre la palabra y percibiendo la imagen– se llegue a la esencia de lo que somos, de lo que fuimos, de lo que tenemos y apenas sentimos. Un claro ejemplo, al fin, de compromiso con la vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario