domingo, 15 de enero de 2012

Se ha dicho... sobre el libro Íter (El norte de Castilla, Revista GPS)


GPS

Castilla en bicicleta

Roberto Carro recoge sus vivencias y recorridos por los parajes de Castilla y León en el libro 'Íter' 

 Mi amigo Juan Enrique Soto leyó Íter. Pincha en el siguiente enlace: 
http://terminedeleer.blogspot.com/2011/11/iter.html


Quizá el mejor título para una guía de viajes dedicada a los parajes de Castilla podría haber sido 'Camino', pero, además de haber obras con nombres similares, queda mucho más sinuoso e intelectual 'Íter'. Con este libro, Roberto Carro ha mantenido la estructura y el armazón de otras guías «dando un paso más, intentando poner de manifiesto el viaje interior de quien ha abordado cada ruta, invitando a todo aquel que lo desee a compartir una experiencia de vida que puede llegar plena si se emprende con la mirada humilde, íntima y calmada de quien observa todo aquello que nos rodea y que es, seguramente, una aproximación a nuestra propia existencia».
El Canal de Castilla, el Valle del Silencio, la Ruta del Duero, Babia y la Vía de la Plata son los cinco lugares plasmados por este viajero tan peculiar en el libro 'Íter', con sus respectivas descripciones minuciosas de cada uno de los paisajes que le rodeaban durante sus viajes. De esos cinco, Roberto Carro se queda con el primero por ser «el que supuso el pistoletazo de salida a lo que hoy es ya una debilidad ansiosa que se acentúa cuando el campo empieza a verdear, anunciándose así el tiempo propicio para salir otra vez a los caminos. Además, éste fue el único que realicé en solitario, lo que supuso un plus de encanto e intensidad. Uno es más consciente de sus limitaciones cuando se afrontan determinados retos en solitario, con lo que tratas de superarte por lo que pueda ocurrir. Disfrutas y además aprendes a conocerte mucho mejor».
Respecto al tema de realizar los viajes solo o con alguien que le aguante el ritmo a lomos de su bicicleta, tiene claro que «siempre elegí a la persona que quería que me acompañase. Dicho de otro modo: uno pretende disfrutar y también hacer disfrutar a quien le acompaña, por eso tienes que buscar una persona que encaje en el plan. No puedes meter a alguien en un berenjenal en el que sabes que va a tener serios problemas para salir de él. Se dice que la convivencia es difícil, y si a esto le sumas unas condiciones poco favorables, pues el fiasco está garantizado».
Emociones
Caminos, viajes, experiencias, sentimientos, paisajes, naturaleza... Todo eso y mucho más viene recogido en el libro 'Íter'. Por ello, el público al que va dirigido es «polivalente, ya que, sin ser una guía de viajes excesivamente técnica, incluye esa especie de poética que utilizo como herramienta cuando describo cada hito, cada sensación por la ruta. Así, pretendí darle un giro al modo de contarlo, dejando al descubierto unas veces, e intuyendo otras, esa semblanza personal que uno hace cuando se emociona con lo que ve. También el anecdotario así contado cierra el propósito del viajero que pretende, humildemente, trabar con armonía unas cuantas frases. Por lo tanto, 'Íter' va dirigido a todo aquel que quiera ver y disfrutar la vida de un modo especial y nada aburrido».
Lo cierto es que, cuando comenzó a viajar, Roberto no tenía intención de escribir ningún libro. Pero con el paso del tiempo se le fueron acumulando las notas que tomaba en cada viaje y un día probó a unirlas. «Empezó siendo un reto personal, probándome a mí mismo para ver si, por un lado, era capaz de unirlas dignamente, y por el otro, ya unidas, hacerlas llegar, compartirlas con los demás para que mi disfrute lo fuera también con los que un día decidiesen acercarse a la invitación. Lo que está claro es que nunca he tenido un propósito de acercamiento global, tampoco pretensión literaria alguna; tan sólo he querido compartir lo que para mí supone un estilo de vida sano y coherente. Uno pretende contar cosas del mejor modo que sabe; está claro que si pones ilusión en algo esa misma ilusión será compartida y disfrutada por los demás».
Ciertamente, las palabras de Roberto suponen un acercamiento literario a aquellos parajes llenos de color, luz y naturaleza que se pueden encontrar en la región de Castilla y León e 'Íter' es una mezcla de «esfuerzo, ilusión, historia y libertad, que se conjugan armónicamente para dar forma a una inquietud, que tiene al final un solo argumento: la felicidad».

No hay comentarios:

Publicar un comentario