sábado, 21 de enero de 2012

Manual Práctico I. CRIMINALÍSTICA (Roberto Carro y Antonio I. Cela)

"Omne ignotum pro magnífico", así es, todo lo desconocido parece magnífico, igual que todo lo oculto en la oscuridad pare que no está, simplemente porque no lo podemos ver. Pero invisibilidad no es sinónimo de inexistencia, y si no: "Cierra los ojos, todo lo que ves es mío".
Así es la escena del crimen. Oscuridad y confusión para los ojos inexpertos pero no vacuidad. De hecho, las evidencias están latentes, esperando en la penumbra a que la Ciencia del investigador las ilumine con su antorcha, las revele igual que la imagen de una película fotográfica, las descubra, las haga visibles.
Y es que, "El mundo está lleno de cosas evidentes en las que nadie se fija ni por casualidad". Elemental ¿verdad?, sí, pero invisible u oculto. Acerquemos pues la antorcha que ilumine la penumbra y nos devuelva las formas de lo que no era sino vacío. "Es un error capital el teorizar antes de poseer datos. Insensiblemente uno comienza a deformar los hechos para encajarlos en las teorías, en lugar de encajar las teorías en los hechos". Es decir, iluminada la aparente nada comenzamos a observar, a dar una interpretación racional de lo que la luz va descubriendo. Y hagámoslo sin prejuicios ya que "nuestras ideas deben ser tan amplias como la naturaleza si aspiran a interpretarla".
Todo lo demás es enfocar la imagen que la luz nos devuelve con la lente adecuada, elegida en base al conocimiento y al ensayo ya que la "ciencia se compone de errores, que a su vez, son los pasos hacia la verdad". Y por fin, ya nítidos los colores, componer el mosaico con las teselas resultantes después de utilizar el filtro de la razón, descartando todas aquellas que queden fuera de la criba, y así, "una vez descartado lo imposible, lo que quede, por improbable que parezca, debe de ser la verdad".


DE LAS LUCES Y LAS SOMBRAS. Reflexiones compartidas.
Por Sherlock Holmes, Galeano, 
Julio Verne y Ernesto Ruiz Garrido

No hay comentarios:

Publicar un comentario